Evitar navegación

Realizaron ofrenda a la Laguna de Urao


Pueblos del páramo y de Lagunillas se unifican

Con danzas, cantos y oraciones, colectivos del páramo, ecologistas de la ULA, y ambientalistas del Instituto Tecnológico de Ejido, participaron en una ofrenda a la Laguna de Urao, para exaltar la unidad del hombre con el agua, elemento vital para la existencia del ser humano y de todas las especies. La ofrenda tuvo lugar el sábado 10 de abril, y fue realizada por etnias indígenas de la población de Lagunillas, capital del municipio Sucre del Estado Mérida, y por grupos ecologistas del municipio Rangel, del paramo merideño.

Octavio Rangel, integrante de la comunidad indígena Guazábara, de la población de Lagunillas, destacó que la ofrenda a la Laguna de Urao permitió la unificación de las comunidades de los páramos del Municipio Rangel y los nativos de Lagunillas. En esta actividad unificadora participaron, además, Ligia Parra, quien encabeza el movimiento integrado por más de tres mil agricultores del Municipio Rangel, volcados al resguardo de las nacientes y lagunas; Juan Gaviria, director del CentroJardín Botánico de la Universidad de los Andes; Liccia Romero, integrante del Instituto de Investigaciones Ecológicas y Ambientales de la Universidad de los Andes, profesores y estudiantes del IUTE de Ejido e indígenas de las etnias Guazábara, Quinanoque y Horcas.

Juan Gaviria, Director del Centro Jardín Botánico de La Universidad de los Andes, habló del agua como elemento que nos une a todos. Ligia Parra, por su parte, comentó cómo muchos habitantes del páramo han entendido que la única solución para el futuro es ocuparse de proteger las nacientes, de resguardar los cursos de agua, y de enseñar a los niños el respeto por la naturaleza.

Cabe destacar que la etnia Guazábara y el grupo de resguardo de las nacientes y las algunas del páramo han recibido apoyo de la Fundación CENDITEL, en sus objetivos de recate de saberes ancestrales. (Prensa:Proyecto Comunicacional Mu-ku. CNP.5942 – Cenditel)